La comodidad sale cara

La comodidad sale cara
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Recientemente escribí en este espacio sobre los niveles inviables de las tasas de interés de tarjetas de crédito. No termina uno de digerir sus propios argumentos, cuando aparece Credomatic haciendo cobros que en lo personal considero indebidos y desafortunados, por decir lo menos.

Resulta que ahora cobran un dólar de los Estados Unidos por pagar en las cajas del BAC San José, sin importar el monto o la moneda. La comunicación viene en el estado de cuenta y dice textualmente así:

“ESTIMADO CLIENTE: LE INFORMAMOS QUE A PARTIR DEL CORTE DEL MES MAYO 2017, SU CONTRATO SERA MODIFICADO A FIN DE INCLUIR UNA COMISION POR PAGOS A SU TARJETA DE CREDITO EFECTUADOS EN VENTANILLAS DE BANCO BAC SAN JOSE POR UN MONTO DE 1 DOLAR O SU EQUIVALENTE EN COLONES. USTED CUENTA CON DOS MESES A PARTIR DE ESTA FECHA PARA RECHAZAR LOS CAMBIOS APLICADOS LLAMANDO AL 2295 9898. LE RECORDAMOS QUE SUS PAGOS EN SUCURSAL ELECTRONICA, ATM FULL, COMERCIOS AFILIADOS A RED DE PAGOS Y SERVIMAS NO TIENEN NINGUN COSTO.” (Sic)

 

Luego de ver el cobro reflejado en mi estado de cuenta, llamé dos veces al Servicio al Cliente de Credomatic y recibí como respuesta que es “imposible” evitar ese dolar adicional. Le advertí entonces a la persona con la hablaba que quería resolverlo sí o sí. Como premio recibí una gestión. ¿Se imaginan qué chiva? Hasta con número y todo. Es interesante que en el comunicado dan dos meses para rechazar el cambio, pero al final los empleados dicen que no se puede. ¿Entonces? ¿Estamos en drogas?

Lo que realmente está de fondo en esto no es despejar las cajas, es contratar menos gente. Seguirle el juego a Credomatic y a BAC San José es, a la larga, llevar al desempleo a personas que serán sustituidas por máquinas y por cajeros de supermercados que trabajarán más porque no tendrán más compañeros que los ayuden. Por eso la comodidad que nos quieren vender, sale muy cara.

¿QUÉ HACER PARA EVITAR ESTE COBRO?

Así que si quieren que no les cobren el dólar que nadie debe pagar hay tres pasos a seguir:

  1. Presentar la gestión antes del 29 de julio de 2017. Ser claro en que se hace de acuerdo a la comunicación que viene en el estado de cuenta.
  2. Presentarla ante la Oficina del Consumidor Financiero (OCF) que es como un ente que pretende mediar. No necesariamente nos va a ayudar, pero demuestra nuestra voluntad de arreglar el asunto por las buenas. Se hace por correo electrónico.
  3. Simultáneamente, presentar una denuncia en la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) de manera que la vía administrativa quede cubierta. También es por correo.

Tanto la Sugef como la OCF van a ser una forma de presionar a Credomatic para que termine con este cobro absurdo. Finalmente, para tener éxito, compartí este artículo por Facebook, WhatsApp, Twitter y todas las formas que ves aquí abajo. Gracias por adelantado.

No es solo un dolar, son miles de dólares los que se van a cobrar de forma desprevenida si no hacemos algo.

Actualización al 7 de julio

El 6 de julio fui a abonar a mi tarjeta usando las alternativas propuestas por tan excelsa empresa. Usé los mentados cajeros amarillos. Para pagar en dólares tuve que hacer el proceso dos veces porque no leyó bien los billetes y para colones… lo mismo.

Mientras tanto en las cajas del banco…

¡Un lleno total! de seis cajas habilitadas, 3 estaban vacías. Pero eso sí, hay que pagar el dolar si uno se arrima a cancelar la tarjetica por más de US$2 o menos de US$2 000,00.

Después fui a pagar a un Fresh Market. Me aseguré de ponerme de último en la fila porque uno sabe que retrasa. Entonces el chico cuenta la plata, luego llama al administrador que vuelve a contar la plata y cuidado un billete sea mayor a US$20 o de dar uno de ¢20 mil porque empiezan las restricciones. Uno se siente como una piedra en un riñón estorbando mientras trata de cumplir con la titánica tarea de pagar.

A la noche recibí una llamada muy amable de una funcionaria del Banco diciendo que lo del pago es inevitable y que si no estoy de acuerdo que pague todo lo que debo en la tarjeta y la cierre porque no hay de otra. Evidentemente la comunicación es oral, porque si llegan a poner eso por escrito ¡Agarrate Catalina!.

Lo cierto es que le aclaré a la señorita que en ninguna parte de la comunicación que se recibe en el estado de cuenta aparece indicado que oponerse al cambio del contrato significa cancelar la cuenta. Ella esgrimió sus argumentos, yo los míos, nos dimos las buenas noches y a otra cosa mariposa.

Así las cosas, no nos queda más que esperar a que tengamos una legislación decente que impida estas pachucadas legales.

Comentarios

comentarios


Advertencia al visitante: Saúl Buzeta Dhighiam es politólogo de formación, comunicador por deformación y necio por naturaleza. Los dedos de la mano no sirven para contar sus obras pues no tiene, mas acostumbra a escribir a hurtadillas artículos de poca monta que gente incauta (en el mejor de los casos) o sin escrúpulos (en la mayoría de ellos) publica sin compasión por el lector. Considérese entonces amable visitante suficientemente advertido sobre lo inocuo de lo que aquí encontrará.

Recommended Posts

Close
A %d blogueros les gusta esto: