La vida después de la muerte

La vida después de la muerte
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

La sociedad capitalista a través de sus herramientas de propaganda nos ha hecho creer que nuestro éxito individual está en renunciar a nuestra condición humana.

Despojados de toda emoción, capacidad de sentir e involucrarnos con cualquier cosa que no sea el trabajo, somos la máquina perfecta que genera riqueza para otros y, de rebote, para nosotros mismos.

Una riqueza pírrica que se transforma en un culto al objeto, a la autodefinición a partir de lo que se tiene, no de lo que se es, porque como dijimos renunciamos a ser, para ser un objeto más que se bota cuando ya no sirve. Nos convertimos en una mercancía más que se vende con lo que tiene, no que se integra con lo que es.

Mientras nos movemos dentro de las reglas de la sociedad de consumo y nos va bien, somos seres cuasi perfectos que logramos nuestro lugar en la sociedad de consumo gracias a lo que podemos ostentar. Pero cuando la vida nos recuerda que somos personas, que sentimos, que añoramos, que somos adultos… entonces nos enfrentamos a la frustración que significa la imperfección que hay detrás de la condición humana.

EL SUJETO

Un ser humano que muestras sus emociones, que antepone sus necesidades objetivas a las de la maquinaria de producir dinero es una suerte de paria social.

Sin embargo, la ansiedad, angustia y desesperación que vienen cuando nuestras necesidades se enfrentan a las demandas irracionales del trabajo o la falsa vida en sociedad nos recuerdan que hay un límite: la ideología no da de comer, no ayuda a amar, no permite establecer vínculos verdaderos, solamente nos encadena a un deber ser propio de las películas y de las fantasías laborales importadas.

Esa es la maravilla de “A ojos cerrados”. Tuvo que venir la muerte, para hacernos entender que estábamos vivos. Tuvo que venir una película costarricense bastante bien acabada, para ponernos a pensar sobre nosotros mismos y nuestra condición humana.

Hay que verla, hay que vivirla, hay que compartirla y hay que lograr que la gente la entienda. ¡Ahora la vida tiene su propia propaganda!1800

 Originalmente publicado en redcultura.com

Comentarios

comentarios


Advertencia al visitante: Saúl Buzeta Dhighiam es politólogo de formación, comunicador por deformación y necio por naturaleza. Los dedos de la mano no sirven para contar sus obras pues no tiene, mas acostumbra a escribir a hurtadillas artículos de poca monta que gente incauta (en el mejor de los casos) o sin escrúpulos (en la mayoría de ellos) publica sin compasión por el lector. Considérese entonces amable visitante suficientemente advertido sobre lo inocuo de lo que aquí encontrará.

Recommended Posts

Close
A %d blogueros les gusta esto: